Otras fronteras

 

Vladimir González Roblero

Uno

Difícil cosa es lo bello, dicen los estetas. Lo es cuando place el trabajo, lo que uno hace. Eso pasa con el oficio de investigador, ese obscuro objeto del deseo. Pienso en lo anterior después de leer algunos materiales de un curso sobre fronteras al que estoy inscrito en el Cimsur de la UNAM. El tema sobre enfoques analíticos para su estudio me ha gustado particularmente. Las lecturas son invitación a mirarnos, a preguntarnos cuán disciplinados estamos (o somos) en nuestro quehacer. O tal vez reconocer que nos inunda la indisciplina, fantasma que brioso corre por nuestras parcelas.

 

Dos

Me dejó un buen sabor el ensayo “Los estudios sobre fronteras internacionales desde una perspectiva comparativa” deRoxana Rodríguez Ortiz, quien incorpora la teoría literaria, y su metodología, para mirar la frontera. Al terminar de leerlo volví a una vieja pregunta: ¿Qué es la realidad sino un texto, un tejido de significados? Sin decirlo, incluso sin pensarlo, el científico social es un hermeneuta, un descifrador de lo oculto, de los significados que densamente se entrelazan. ¡Vaya brujería!

¿Qué es la realidad, además, sino un relato? Una estructura temporal cuyos acontecimientos son elegidos, tratados y pensados por quien los mira, y después los acomoda de este modo, o de aquel, para contarlo a los demás. Eso también es la frontera. Una mirada como la de Roxana, compleja, aventurada, llena de vitalidad y creatividad la desentraña como una realidad, y a ésta como un espacio de frontera: de convergencias y desencuentros, cuyos entramados están ahí, a merced de quien los narra.

 

Tres

¿Cómo estudiar la frontera? ¿Cómo estudiaría la frontera? He de confesar que para mí la frontera geopolítica ha sido un tema poco recurrente, no ha sido el problema de mi trabajo de investigación. Mis preocupaciones están en otras fronteras, las epistemológicas (¡uf, lo que esto implica!) entre la historia y la literatura, entre el arte, las ciencias sociales y las humanidades.

Desde este lugar inter y transdisciplinar, fronterizo per se, he mirado las fronteras geopolíticas del sur de México. Lo he hecho a través de sus representaciones. Esto implica escoger los dispositivos de representación, identificar sus lógicas internas, sus correspondencias con lo real y sus dosis de ficción. Estas implicaciones urgen miradas inter y transdisciplinares: comprender las dinámicas de la frontera como lo hace el geógrafo; los artificios del relato como lo hace el historiador; los tropos y figuras retóricas como el novelista; las motivaciones de los sujetos, sus prácticas y discursos, como lo hace el antropólogo.

 

Cuatro

Estoy convencido que estas miradas en conjunto, las representaciones en el cine, la literatura, las artes escénicas y visuales, así como los relatos historiográficos y etnográficos (por mencionar a los que se dejan acariciar) orientan nuestras acciones, nuestros modos de relacionarnos con la frontera en la cotidianidad.

 

 

Tuiteo como @vlatido

Léeme en www.zzapping.blogspot.com

 

Deja un comentario