Miguel Inzunza, Al alcance de los peces, en Hermosillo

L. Carlos Sánchez

Cine suceso es una rolita bien prendida. Tiene cadencia que incita nostalgia. El sonido de un piano qué ufa gallo. Dan ganas de bailar, recordando esa tarde de abril bajo la luz cenital…

Bien rifado el Miguel Inzunza con su nuevo disquito: Al alcance de los peces. El ritmo y la metáfora, la imagen que describe y nos hace mirar. Como si estuviéramos allí.

De eso está hecha la poesía, de la evocación y del deseo también de salirle a bailar. Miguel nos incita, con su voz límpida, con los versos escritos quizá a conciencia, definitivamente desde el impulso. Porque sin abalanzarse desde el interior la poética estaría nulificada.

Por eso es que digo que está de aquellas, el disquito new, las rolas que ya rolan. Al alcance de los peces, al alcance de nosotros. Porque Inzunza vendrá el diecisiete de mayo, al lugar que es referencia, donde ocurre la trova, donde el canto es constante: Está Cabral. El restaurarte de Allende y Velasco, justo detrás de los palacios, el municipal y el del estado.

Un puño de canciones, la elocuencia en cada una de éstas, los versos que dicen la pasión, la nostalgia, el deseo.

Macizo suena la guitarra en Llano, esa rolita que acusa la mar devorando lo que se ama, como a esos barcos a la distancia. También parte de este nuevo disco. El repertorio que estaremos escuchando de noche, en el concierto del Cabral.

Getsemaní Inzunza, el carnalito, de Miguel y mío, me roló unos párrafos que describen la oferta del trovador:

“Miguel  Inzunza  regresa  a Hermosillo para  presentar  Al  alcance  de  los  peces,  nueva producción  discográfica  en  que  ha  vertido  las  canciones  más  honestas  de una reciente  cosecha.

“Luego  de  una  extensa  gira  con  de  más  de  doscientos  conciertos  en  México  y  el  extranjero,  el  cantautor  mexicano  y  de  firme  trayectoria ofrece  una  fusión  de  diversos  géneros  vertidos  en  canción,  con  una  sensibilidad  fresca  y  vanguardista  que  va  de  lo  más  intenso  a  lo  más  intimista”.

Y mientras este océano de canciones desde las olas generosas que canta Miguel, yo me dispongo a esperar. Obviamente con la nómina de rolas, de fondo, de este disquito magistral que es Al alcance de los peces.

Y sentir las notas mientas llega el concierto en vivo, insisto: el diecisiete de mayo. En el Está Cabral.

Leave a reply