Ménage a trois: La vida, un tablero de ajedrez

En 1996 se escribe en la historia un duelo de escala épica.  El campo de batalla donde se libra la lucha, un tablero de ajedrez. Gary Kasparov, campeón mundial en este deporte, se enfrenta a Deeper Blue, una super maquina diseñada por el monstruo corporativo IBM. El combate termina hasta 1997 con un jaque mate por parte de la Deeper Blue al jugador ruso. Con este match la máquina vence al hombre y con ello otro capítulo inicia para la humanidad.

Es dentro de este suceso trascendental donde se desarrolla la obra teatral Ménage a trois, trabajo ganador del Concurso de Libro Sonorense en 2017 en la categoría de dramaturgia, el cual fue presentado el día viernes 5 de abril en una de las tantas charlas literarias organizadas por librerías Gandhi.

El titulo obedece a la estructura de este relato dramático. Un trio amoroso de historias da origen a la totalidad que es Menage a trois, frase que se traduce al español como casa de tres. “Es una obra que da pie a tres más” mencionó Omar de la Cadena aquel día en que presentó a Orlando Quijada, autor de la triada que se compone de las siguientes piezas: El Juego del Fin del Mundo, Jaque al Rey y Epístola a Belerofonte.

Los relatos pueden leerse por separado o como una unidad de historias entrelazadas. Dicho tejido narrativo permite crear una sensación de confusión, caos e incertidumbre propia de los tiempos modernos. Los personajes principales de cada historia son héroes caídos, víctimas de fuerzas superiores, títeres de un destino adverso dictado por voces poderosas y desconocidas.

Su señoría Calixto Sabiano; comentarista deportivo de ajedrez, peón y rey del entramado mediático; es el narrador y a la vez actor primario de El Juego del fin del mundo, pieza donde se retrata esta afrenta histórica entre el hombre y la máquina. Es a través de él como conectamos a Gary Kásparov e Hipóos, mejor conocido como Belerofonte. Estos dos protagonistas, al igual que Calixto, son presas de los designios de deidades sin rostro. En el caso de Hipóos los Dioses del Olimpo, una analogía perfecta de lo que serían los altos ejecutivos de IBM en los años 90s para Gary Kásparov:

“La historia de Belerofonte es la historia de una caída sucesiva. No empieza con la muerte de su hermano a pesar de su victoria. Cualquier éxito o derrota sucede con su caída[…]  Hipóos es asediado por los Dioses del Olimpo; Kaspárov está sitiado por Deeper Blue, movida por los hilos de títeres de Dioses del Olimpo corporativo de IBM. […] Ahí se da cuenta Kasparov, ante un revés inesperado, que no es solo una maquina: está peleando contra los mismísimos Dioses del Olimpo, quienes observan y deshacen su estrategia[…]” (100 – 101)

Ménage a troi trae a la memoria aquel famoso soneto de Borges, el Ajedrez II. Es imposible aclarar hasta qué punto los personajes son jugadores o piezas. Tanto Calixto como Hipóos, así como Kásparov son reyes devorados por monstruos que los superan en tamaño e influencia cósmica. Calixto por su televisora, Hipóos por los Dioses del Olimpo y Gary Kásparov por la imponente IBM.

La obra nos habla de reyes destronados, de héroes que se pierden en los laberintos blancos y negros de lo cotidiano, de piezas y jugadores que intercambian lugares sin saber cómo, de guerras épicas libradas en el día a día. En Ménage a trois la vida se compara con un tablero de ajedrez.

Martín Salas

Leave a reply