Más allá

Foto: Bruno Herley

 

Bruno Herley

Luz roja

del semáforo.

Tus ojos son un carro ardiendo

en la tarde. Tus ojos a través del parabrisas.

 

Tendida en la azotea

observas hileras de palomas sobre los cables

y el humo denso de la termoeléctrica, tratas de adivinar

lo que piensas,

pero el cerebro es una recámara sin balas.

 

Con la vista sobre el barandal

concibes el suicidio, una carta,

la cena, planear sobre los tejados. El recuerdo del amor

huele a caucho en el asfalto,

aquellos días bajo la sombra de las nubes

en alguna esquina de la ciudad.

 

En la plaza pasan los pájaros y lloran —eso dices tú—,

para nadie eres un secreto, tu chamarra negra,

desgastada en la solapa,

tiene muchas puestas

y algunos centavos perdidos en sus costuras,

cada que metes las manos en las bolsas

apelas al destino para encontrar

un mapa de las tuberías de la ciudad, ahí

donde muchas veces

arrojaste regalos de tus pretendientes.

 

Cuatro treinta de la mañana, el sol aún no llega,

el maquillaje es el navajazo de un prisma

a mitad de la fiesta.

El sonido de tus tacones sobre los charcos

rebota en los muros de la calle

y paras a ver el espectacular lleno de luces y símbolos

sobre el bien comer y el bien amar,

pero nada sabes de ello,

solo esa resaca que guía al cuerpo en automático,

el beso

que él te negó,

el final de mes para sangrar y más allá, más allá.

 

 

Bruno Herley. Ha publicado en antologías de poesía y cuento, tiene una novela corta de nombre Dios  es solo un nombre (cómo matar un pájaro con marketing), disponible en Amazon.

 

 

 

 

Leave a reply