Lo que se va y lo que buscamos

Cesar Victoria

Para ti no habrá sol es una novela que obliga a su autor a volver al mar. Y junto con él volvemos nosotros.

Para el escritor, es el mar adonde se van las almas.  Y en donde se buscan ¿Cómo se llega allí? “Andando la vida” como lo dice la protagonista de esta reciente entrega literaria de Sánchez.

En el curso de la lectura nos damos cuenta de la versatilidad de la vida y cómo es que la muerte nada ni nadie la puede evitar. Un ejemplo de ello es el levantamiento de machetes en contra de aquella brigada de poderosos que les quitó a los yaquis una parte de sus tierras y en su lugar construyeron edificios, oficinas gubernamentales. La violencia para reclamar lo que les pertenece.

Otro ejemplo es cuando la sangre de Lino manchó las piedras en el Callejón del alma y nadie supo quién o quiénes los que lo mataron.

En esta obra, también encontramos soledad y nostalgia, eso nunca pasa de moda, y si bien en la anécdota toral de la novela, leemos una historia de amor, una historia de mucha nostalgia y avatares en el camino que es la vida, la violencia, abuso del ejercicio del poder, exterminio, los personajes centrales que son Sewa y Nicanor, no pierden nunca el deseo de alcanzar su felicidad. ¿La encontrarán? El lector hará sus conjeturas.

Ahí está, pues, ahí la tienen, Para ti no habrá sol, una novela muy al estilo de Carlos Sánchez, con su nota roja, con el mar de principio a fin, con la prosa desenfrenada de algunos versos que nos dicen que aquí y allá también hay víctimas de las circunstancias, con su barrio La matanza que desemboca en el Vado del río, mostrándonos la cultura que desarrolla esa etnia yaqui que por azares del destino vivieron y viven en el corazón de una ciudad que los acogió luego de ser prisioneros de Porfirio Díaz.

Si algo hay que resaltar en esta propuesta literaria, entre otras cosas, es como el escritor nos devuelve la cultura yaqui en cada uno de los capítulos, y cómo también se la han intentado llevaron de a poco los del poder gubernamental.

Al leer esta novela, solo espero que como a mí, ustedes también esperen que el mar nos la devuelva intacta: esa cultura que habita el entramado de la historia.

Deja un comentario