Lo interesante de nuestro tiempo es la fusión de géneros

Alfonso Molina: FAOT tiene la cualidad de que es un Festival que sigue cultivando y atrapando la tradición, incluyendo fusiones, sin perder lo esencial

L. Carlos Sánchez

Vivir en un periplo que se manifiesta interminable, es quizá el síntoma de la búsqueda más incesante. Porque aprender a veces (o siempre) requiere de viajar. En este viajar la maravilla de lo inédito se convierte en una sorpresa puntual. Alimenta también el deseo de vivir. Aprendiendo.

Alfonso Molina es músico, compositor. La sonrisa inquebrantable que descubrimos al verlo tocar la guitarra en tertulias, es la rúbrica como estandarte. La felicidad quizá de vivir ejerciendo lo que le apasiona.

En este periplo que se encuentra, ahora radica en la ciudad de Puebla, Alfonso hace una pausa para volver al origen, la tierra que lo vio nacer. Y vuelve para impartir el Taller de ópera y otros medios audiovisuales, tanto en Hermosillo, como en Álamos, Sonora, en contexto del Festival Alfonso Ortiz Tirado (FAOT) 2020.

Alfonso expone en qué consiste su participación, de lo que va el Taller de marras:

“Este es un taller de composición de ópera y otros medios audiovisuales, entendiéndose esto como música para cine, musicales y música incidental para teatro, pero haremos hincapié en ópera.

“Como quizá sabes estuve haciendo una residencia en Barcelona con una beca que recibí de la Fundación Carolina y me especialicé en estos géneros. La idea es hacer un recuento de las técnicas de ópera empleada desde el siglo XVI y hasta la actualidad, en términos de orquestación, prosodia musical, qué tipo de técnicas y melodías basadas en el habla se han utilizado desde entonces, qué conforma lo que hace una ópera contemporánea en términos de colores, de orquestación, de armonías y técnicas, esa es la idea en general de lo que tocaremos en el taller de ópera y también el cómo ha cambiado la temática a través de los siglos.

“En cuanto a cine me enfocaré en los efectos que normalmente escuchamos y que son bastante habituales, obviamente de John Williams y  después Hans Zimmer, qué es lo que están haciendo y una vez que se puntualiza es muy interesante escucharlo porque es recurrente lo que se hace. En cuanto a musicales se verá cómo escribir un musical, que es otro tipo de idioma, lo interesante de nuestro tiempo es la fusión de géneros, y es lo que quiero resaltar. Hay óperas buenas y malas, músicos buenos y malos, pero está sucediendo algo muy interesante en el fenómeno de nuestro tiempo que es la fusión, donde el formato no importa tanto, sino la calidad. Decía Wolfgang Korngolg, compositor alemán, que en música para películas era como estar haciendo una ópera sin voz y que algún día íbamos a poder reconocer la música de cine como se reconoce una ópera, creo que no hemos llegado a ese punto pero hoy en día todo se está fusionando, hay conciertos de chelo con aspectos teatrales, performance, musicales, que utilizan técnicas de ópera”.

–Después de tus viajes de formación vuelves a la tierra que te vio nacer, a exponer lo que has construido, y hoy regresas para compartir lo que has aprendido, ¿qué significa esto para ti?

–Como artista siempre te remites a tu tierra y es importante para cada artista volver para compartir lo que vives fuera de ella. Me siento cercano a los descensos, a Sonora en la temática, para mí es natural, no lo reflexiono mucho, vuelvo porque de aquí soy y creo que siempre hay que compartir lo que uno vive y no olvidarse de donde uno es.

–En tu propuesta tocas temas descarnados, dolorosos para la sociedad, desde los inmigrantes e incluida la obra poética de Abigael Bohórquez. Teniendo tú el privilegio de estudiar y ejercer su vocación, y el amor de la familia que no es poca cosa, ¿por qué propones estos temas?

–Porque son desgarrados pero son cercanos a nosotros. He tenido fuertes  experiencias de familiares, que las he vivido con dolor, esto en caso de la migración, y en el caso de la poesía de Abigael, toda la vida lo he leído, me conmueve su poesía, y una vez que a través de la educación que he tenido he podido plasmar un poco de lo que trata de decir la poesía de Abigael, desde mi enfoque musical, de ópera, ha sido un proceso natural, el atenderlo. Creo que cualquier persona que se tropieza con Abigael se vuelve preso de su literatura. Abigael, sencillo y complejo, uno de los grandes del siglo XX.

–Antes de desarrollar un tema, ¿cuáles son las premisas que te estableces?

–A escala pequeña todo proyecto debe funcionar. Hay quienes comienza al revés, haciendo una grande orquestación basándose en un concepto, y es válido, cada artista atiende sus necesidades de diferentes maneras pero yo siento que todo proyecto debe funcionar a la escala más pequeña, por ejemplo la primera escena de Inmigrante ilegal, ópera de mi autoría, se cuenta casi toda la ópera, se cuenta la problemática, es una historia que no comienza en el día uno sino en el día cien y ya estás hablando de algo real. Mi premisa -siempre a la primera temática-, tanto de un texto como una historia tiene que funcionar en el estado más primitivo, yo, si leo un poema y me hace sentir y pensar en algo, es buen camino, si yo a escala pequeña intento hacer algo complicado y no funciona pues probablemente en una escala mayor no funcione tampoco, y es un erro común que pienses que porque le falta trabajar algo pues va a ser mejor.

Decía Sabines (Jaime) que cuando a él se le ocurría una idea trataba de escribirla en cualquier papel, y descubrió con el tiempo que las ideas buenas se remiten a uno mismo, se vuelven a presentar, cuando son buenas, y cuando son malas, desaparecen, y a veces pensamos que una historia es buena y la verdad que no lo es, no lo es hasta que vuelva a hacerse presente ante ti, y con una reafirmación de que es una buena melodía. Mi premisa fundamental es que el texto me llame o que la melodía me disipe en varias ocasiones.

–¿Qué significa FAOT para ti y para nuestra sociedad?

–Hay pocos Festivales como el FAOT, en México, y hay que cultivarlo y cuidarlo, porque tenemos grandes talentos de cantantes y compositores que necesitan un espacio que a veces es difícil encontrarlo, entonces somos privilegiados de tener un Festival tan encaminado y enfocado a la ópera, y que tiene fusión de otras artes, es muy importante tenerlo porque el arte de hoy en día está todo fusionado, y el FAOT tiene la cualidad de que es un Festival que sigue cultivando y atrapando la tradición, incluyendo fusiones, sin perder lo esencial.

Deja un comentario