La libertad de la voz, la libertad del pensamiento

Indira Pensado

Carlos Sánchez

Vino a la ciudad del sol que es Hermosillo. A enaltecer el sol que es el sonido que emite el ser humano, engrandecerlo al ponerle la atención que requiere.

Indira Pensado es una mujer de teatro. Y a invitación de Hilda Valencia, mujer también de teatro, Indira impartió en contexto de Las Lunas de Urano de Andamios Teatro, un taller de entrenamiento expresivo vocal.

Las sorpresas para Indira fueron maravillosas, desde este terruño que es el norte y donde también se dice arte y se hace pasión, y se organiza desde la libre y con el apoyo de las instituciones.

En ese primer chance de comunicarnos (bendita voz), conversamos para conocer los saldos y argumentos del taller que Indira impartió.

–Indira, ¿en qué consiste el taller que impartiste en marco de Las Lunas de Urano en Andamios Teatro?

–Es un taller donde se utiliza la técnica que implica la libertad de la voz, la libertad del pensamiento y jugar de manera preciosa con los participantes. Esta edición del taller fue hermosa experiencia porque el curso estuvo llenísimo, además pude reencontrarme con gente linda con la que me había topado en Hermosillo anteriormente, de cuando hice un montaje en Unison, y también con gente que había formado, que es de Hermosillo, en Casazul, en algún momento. Fue un taller gozoso lleno de reencuentros, con un grupo ávido, con una energía preciosa, entregadísimo, hambriento de todo, variadísimo, desde gente que estudia en Unison o egresados, o de otras escuelas, incluso un locutor, un abogado, y una joya que es un muchachito de quince años con una sabiduría bárbara que ha sido formado en el proyecto de Andamios Teatro. Esto ha sido un regalazo, un regocijo enorme estar en este lugar, ver cómo han levantado la casa, que yo no la conocía. Todos salimos satisfechos, complacidos y con ganas de más y esperemos que se realice una nueva vuelta.

–Si el arte, el teatro, tiene tantas aristas, ¿cómo es que en tu vida se da la elección de trabajar, perfeccionar, profesionalizar lo que es el manejo de la voz?

–Primero por curiosidad enorme. Creo que porque yo estaba disponible en el universo. Si te dijera la verdad, jamás me hubiera pensado ni fue mi intención, ser una maestra de voz. Curiosamente en mi camino, en mi formación actoral, me cayeron las oportunidades, primeramente porque yo quise entrar a un taller de Roy Hart con Kosana Lucca a quien conocí en Aguascalientes en el 2000 y tuve la chance y fortuna hermosa de que además de ser una gran persona, ella estaba muy interesada en la formación de facilitadores, de formadores, más facilitadores que maestros, porque en realidad la palabra que ella siempre usa es una palabra que está casi de moda en la pedagogía moderna, y ella la usaba desde entonces porque era una mujer con un pensamiento muy avanzado en lo que tiene que ver en compartir el conocimiento. Ella había formado grupos en Argentina, y acá en México, dado que había mucho interés, en continuar ese conocimiento que nos pareció tan profundo, tan delicioso, y que nos hablaba a un desarrollo de una actoralidad particular en mi caso, sobre todo. Ella nos estuvo dando chance a un grupo de gente que en algún momento nos llamamos Son voces. Yo de Cosana estoy segura que recibí esa píldora de Roy Hart que la tomo como una píldora, que me ha hecho la facilitadora que soy de los procesos al ayudarme a compartirlo, todo este conocimiento que me dieron de manera generosa en bandeja de plata.

Posteriormente, igual como un regalo, hace como unos diez años, me cayó otra técnica de la que no tenía ni idea, yo estaba muy contenta con mi Roy Hart nada más, después de Cosana me formé, por ganas, porque quise, y me fui a tomar más talleres intensivos en el Roy Hart Internacional Center, con maestros preciosos, como es Enrique Pardo del Pantheatre de París, que es una vertiente del Roy Hart. Después, hace diez años, me invitaron a un taller, des CEUVOZ que fue totalmente gratuito, con el maestro Antonio Campo Guzmán quien traía a México por primera vez esta técnica que se llama Linklater, y fue otro regalazo, yo no lo tenía planeado, ni lo busqué, me cayó tal cual, taller gratuito, y el maestro queridísimo se quedó muy fascinado con el grupo al que le dio el taller y eligió a un grupo de maestros para seguir formando, y nos hizo todo un plan para que hiciéramos la certificación de la practica vocal Linklater, como profesores. Seguí este camino y tengo la fortuna de ser una de las dos primeras maestras certificadas Linklater en México, que no es cualquier cosa, porque la certificación tiene su grado de reconocimiento dado la dificultad y la rudeza en cómo lo hace Linklater misma.

–Uno tiene voz y la utiliza como una inercia, como algo tácito al cuerpo, pero uno no se detiene a contemplar otros caminos que nos da la voz.

–Me llama la atención y me parece tremendo que nacimos como humanos, con un regalo divino, con una respiración natural y con una voz librísima, desde que éramos niños, y resulta que todo un siglo de estupidez, de pensamiento cartesiano, nos trae a una humanidad que solo consideró por mucho tiempo el pensamiento racional como su única bandera, y mira cómo estamos en estas alturas del universo, estamos desintegrados como humanos y nos han desintegrado de la posibilidad de esta conexión que teníamos desde que nacimos, entre nuestra, entre nuestra mente, nuestra intuición, nuestras emociones y la manera de expresarlos con nuestra voz. Esto habla de una sociedad tremenda que nos ha orillado a olvidarnos de nuestras emociones u omitirlas porque no sabemos qué hacer con ellas porque no hablan de educación emocional en ninguna escuela, salvo que sean estas de educaciones contemporáneas donde de verdad se dedican a hacerlo, pero en ninguna, en la generalidad, se ha enseñado a saber qué hacer con las emociones, eso es una barbaridad y por lo tanto curiosamente yo tengo que estudiar estas cosas para reintegrar a la gente cuando en realidad nacimos íntegros.

Una frase muy hermosa del Roy Hart siete, es la voz es el músculo del alma, así lo considero, a veces uno cree que la voz es una cosa extra de nosotros, Kristin Linklater dice: liberar la voz es liberar el ser.

Leave a reply