Indisciplinariedad

 

Vladimir González Roblero

 

Uno

Desde el siglo XX, en sus medianías, ha habido un proceso de reflexión en torno a la ciencia. De ella se ha criticado su objetividad, sus métodos y sus formas de hacer. Aun más: se ha señalado su pretensión de universalidad, sus estrategias colonizadoras al considerarse la única forma de conocimiento válida.

Lo anterior ha implicado, entre otras, dos cosas que quiero mencionar. La primera: una crítica al interior de la ciencia, señalando su férrea disciplinariedad y, por lo tanto, urgiendo perspectivas inter y transdisciplinarias. La segunda: el desvelamiento de otros saberes, situados históricamente en los márgenes, su vigencia y emergencia en lugares distintos de enunciación.

 

Dos

(In) disciplinar la investigación. Archivo, trabajo de campo y escritura, es un libro colectivo editado por la Universidad Autónoma Metropolitana (2016), coordinado por Frida Gorbach y Mario Rufer. Los autores, investigadores ellos de trayectoria, proponen y realizan una mirada íntima a sus procesos generación de conocimiento. Se cuestionan y descubren en apariencia altamente disciplinados, y otras tantas en los lindes de las disciplinas, casi hasta situar las fronteras como lugar de tránsito.

Los trabajos, a medio camino entre el artículo y el ensayo, tienen como lugar la antropología y la historia. Ninguno de ellos, según se constata, quiere fundir dichas disciplinas. Más bien se preguntan por sus procederes, intersecciones, lugares comunes. El resultado es un libro sugerente, raro, porque sólo a veces nos miramos para reconocer la inestabilidad de la ciencia.

 

Tres

Arte manifiesto es un libro escrito por momentos al alimón, a veces en solitario. Lo firmamos Adelaida Gil, Amín Miceli y yo, bajo el sello editorial de la Unicach (2019). En él subyace un planteamiento de frontera, pero no de las fronteras físicas, sino de las epistemológicas. Sitúa en tensión al arte y la ciencia, así como sus prácticas investigativas y creativas comunes.

En el libro proponemos el reconocimiento de formas de hacer que transitan sin distingos en uno y otro lado, en la investigación social y humanística y en la creación artística. Con ello, pretendemos señalar la indisciplina como espacio fronterizo. Nos referimos, como cinta de Moebius, a las operaciones supuestamente propias del investigador social de las cuales echa mano el artista, y al proceso artístico como poética de la investigación social. Esta circunstancia no solo pretende mostrar el método como camino, sino también la validez del arte y la ciencia como complementos de las representaciones del mundo. (Descarga: https://cutt.ly/mhjEmOo)

 

Cuatro

¿Indisciplinar la investigación artística? Metodologías en construcción y reconstrucción (Universidad Veracruzana, 2020), también es un libro colectivo, coordinado por Natalia Calderón y Brenda Caro. Su contenido sugiere una mirada desde el arte, de sus propios procesos, y sus alcances en otros ámbitos académicos y de la vida misma. Los autores, artistas, se asumen como investigadores y se preguntan sobre la investigación artística, despojándose de ese halo que ha acompañado de manera perniciosa al arte a lo largo de su historia: el genio creativo.

La indisciplina, sostienen, no implica el derrumbe de la parcialización del saber, sino la emancipación, revolución y sublevación como circunstancia de la investigación artística. Lo anterior vuelve a recordar el resquebrajamiento de una forma de conocer, la ciencia, tiroteada desde múltiples lugares, lo que ha dado pie a novedosos abordajes de la realidad. (Descarga: https://cutt.ly/6hjEF7L)

 

 

Léeme en www.zzapping.blogspot.com

Tuiteo como @vlatido

Deja un comentario