Gerardo Hernández Jacobo: Un escritor audaz y decidido

Luis Fernando Álvarez

Hablar de la literatura sonorense implica hablar de un antes y un después. El antes lo representan Abigael Bohórquez, Alonso Vidal y otros más en poesía y dramaturgia; y Sergio Valenzuela, Miguel Méndez y otros más en narrativa. Eso no quiere decir que no se cuente con autores provenientes del siglo XX que se mantienen vigentes, como Carlos Mondaca, Luis Enrique Garcia, Roberto Corella, Josefa Isabel Rojas, Juan Manz, Laura Delia Quintero, Fidelia Caballero, Maria Antonieta Mendívil, Miguel Manríquez Durán, Guillermo Munro, Rubén Meneses, etcétera.

El presente, sin querer inventar mucho desde mi limitado conocimiento, es decir la literatura sonorense del siglo XXI, les pertenece, en poesías, a Jorge Ochoa, Ricardo Solís, Iván Figueroa, Iván Camarena, Hugo Medina, Alejandro Ramírez, Carlos Iván Córdova, Manuel Parra, a las mujeres poetas que poco a poco, año con año, se van a abriendo paso y deseablemente protagonizarán la lírica del presente y futuro, como Melissa Rivas, Karen Martínez Islas y otras noveles plumas; en narrativa Imanol Caneyada encabeza la lista a una sana distancia; pero Carlos Sánchez, Alfonso López Corral, Carlos René Padilla, Claudia Velina Reyna, Silvia Aguliar Séleny, Cristina Rascón Castro, Selene Carolina Ramírez Evelina Gil, Ignacio Mondaca y los mismos poetas Hugo Medina e Iván Figueroa, todos ellos han representado con propiedad y mérito al género del cuento y la novela sonorense los últimos veinte años.

Toca hablar de uno de los escritores jóvenes que han ganado importancia en el terreno de la narrativa sonorense en las últimas dos décadas. Se trata del huatabampense avecindado en Hermosillo, Gerardo Hernández Jacobo. Nacido en 1982, ganador de cinco concursos estatales y regionales de literatura, Gerardo espera la publicación de El efecto Pigmalión, por medio del Instituto Sonorense de Cultura y Editorial Nitro/Press de la Ciudad de México, libro que puede significar su consolidación y su proyección a nivel nacional como cuentista de la presente generación.

Declarado amante de la literatura del aspirante al nobel Haruki Murakami, Gerardo se comporta como un auténtico enamorado de las letras, de ahí su decisión de cursar la carrera de Letras Hispánicas en la Unison para dedicar de lleno su vida a la literatura; no obstante, sus amigos lo conocen como el joven barman de la literatura soniorense, por su especialización en preparar bebidas para la alta noche hermosillense, tema no ausente en sus relatos.

Lanzado a la escena literaria estatal con Dos píldoras azules (ISC, 2007) en la segunda mitad de la década pasada y con apenas 24 años, Gerardo confirmó su calidad escritural con la novela Crucigrama (ISC, 2013) ficción interesante acerca de una familia de mujeres que se infiltran en los palacios del poder nacional para crear una entropía anarquista muy en el imaginario de los mexicanos en medio de una etapa histórica de una democracia chata que no supera las lacras de la dictadura corrupta. Novela de claves, pasadizos, saltos en el tiempo y un clímax bastante dotado de genio, Gerardo tal vez quería guardarse su novela para un concurso nacional; pero su novia la metió al concurso estatal y… desafortunadamente para él (y el resto de los concursantes), ganó.

Durante su estancia en Caborca, entre 2013 y 2015, promoviendo la escritura creativa entre un grupo de talentosos jóvenes de la ciudad, formando el colectivo Letra i Música y dando a la luz el proyecto de revista Abrapalabra, uno de esos otoños Hernández Jacobo recibe la noticia de su triunfo en el Premio Regional de Cuento Ciudad de la Paz, del paradisiaco Estado de Baja California Sur, por lo que par de años después aparece su obra Ficciones de Ocasión (FORCAS, 2016), hasta ahora su mejor libro, un conjunto de relatos magnífica manufactura imaginativa, exquisita prosa, subyugantes personajes, estimulantes tramas y, en fin, desenlaces acertados y sorpresivos demostrando un oficio que hace gala de capacidad, audacia y resolución. La calidad literaria de Gerardo Hernández Jacobo crece de la mano de su dedicación, su lectura, su estudio, su aplicación a algo que ha adoptado como forma de vida. Hermano de leche en las letras de la impresionante escritora Selene Carolina Ramírez, Gerardo no se irá ningún lado, permanecerá acumulando premios de literatura donde quiera que los haya y sus historias estarán presentes en las librerías de toda la república para disfrute de los amantes de las letras.

Gerardo Hernández Jacobo es el escritor que engalanará la inauguración de la II Fería Internacional del Libro del Desierto Caborca 2020 la noche del próximo jueves 29 de octubre en el patio central del Museo Histórico y Etnográfico de Caborca, dando a conocer su obra Fotografía de Hombres Solos y Mujeres Inventadas, obra ganadora del Concurso del Libro Sonorense 2016, editada por el Instituto Sonorense de Cultura en el 2017. Este libro usted lo podrá adquirir en el piso de exhibición y venta de la feria del libro. La presentación y comentarios del libro de Gerardo Hernández Jacobo, correrá a cargo del talentoso músico y escritor en ascenso, Miguel Bejarano, amigo y camarada de letras del autor, en punto de las 7:30 de la noche.

Lo invitamos a conocer a este importante y reconocido exponente de las letras sonorenses.

https://www.facebook.com/events/2737663359780853/

Deja un comentario