En mis obras busco la libertad

Carlos Sánchez

Es en Caborca, territorio prodigio donde el desierto abraza. Es en el contexto del Festival Descaración: Festejando a Abigael Bohórquez.

Aquí el trazo y el volumen, la propuesta desde las obsesiones, la mirada, los deseos de Isabel Acosta, pintora, estudiante de la Licenciatura en Artes Plásticas por la Universidad de Sonora.

Es en Casa de la Cultura (que también lleva el nombre del poeta), recinto donde habita el arte y el cual cumple ya diecinueve años.

Falta un tratito para la hora, el corte del listón que marcará el acceso formal hacia la galería. Aprovechar los minutos previos para una conversación con Isabel, la autora de esta exposición que no tiene título, porque quizá el membrete es lo de menos.

En el curso de la entrevista, Acosta dirá que le gusta lo que hace Arturo Lorca, que admira a Rambert, entre otros. Y de manera inevitable comentará del pintor también caborquense Sergio Rascón, que le gusta porque su obra “Es tan expresiva”.

Y subrayará que “En lo personal de Sergio me encanta la línea, la pincelada, porque es muy expresivo y eso es lo importante, lo que uno siente a través de las obras. Yo como artista puedo decir que no es tanto lo que yo diga, sino lo que tú vas a sentir con mi obra”.

Pero antes hablará de su nerviosismo por ser esta su primera exposición individual. Acotará que seguramente esta es la primera de muchas que vendrán.

También expondra los por qué de sus temas, y en particular cómo surgió una de sus obras allí expuestas. No diremos nada de las esculturas emergentes, piedras sobre piedras. Quizá haya vida para otra conversación.

–En tu propuesta se pondera el cuerpo humano, ¿por qué, Isabel?

–Yo digo que más que nada tomo la figura humana porque a lo largo de mi formación en la carrera de la Universidad de Sonora, hemos trabajado con el cuerpo humano casi desde el inicio. Comencé a ver el cuerpo humano desde un punto artístico, me gusta mucho la expresividad que tiene el cuerpo humano, por eso casi siempre termino utilizando la figura humana en mi obra.

–Háblame de la técnica que utilizas en esta exposición.

–Trabajo con varias técnicas, como lo dije ahorita, en la Universidad utilizamos varias técnicas, nos enseñan a utilizar todo tipo de materiales, entonces no me quiero casas con una sola técnica. En esta exposición, que es de dibujo, incluye carbón, grafito, sanguínea, ya sea en línea cruzada, también trabajo con óleos, ahora no tengo en esta exposición pero trabajo con todos los materiales que puedo manejar.

–Hay una obra que en este momento está abrigada de un sepia, porque le da el sol, y es un ave con alas abiertas, ¿cómo se llama esta obra y cómo surgió?

–Se llama Cuervo, y yo creo que el trabajo de todos los artistas siempre está influido por los trabajos de otras personas, entonces también tomamos inspiración de aquí y de allá. Una vez tuve la oportunidad de ver en internet a un artista que utilizaba fuego, me llamó mucho la atención, porque como ya lo dije, me gusta experimentar con todas las técnicas, entonces lo que hice fue pensar en vamos a hacer una forma, y apareció un pájaro, lo empecé a trabajar y me gustó porque así como tú lo dices, es un poco dramático, y me gustó mucho esa obra porque básicamente me sentí libre al momento de usar esa técnica que jamás había utilizado y en lo que puede reflejar esa obra.

–¿Es una condición permanente la libertad, ahora que dices que te sentiste libre con esta obra en específico, o hay obras que al irlas construyendo te crean ataduras?

–Ninguna obra va a ser igual que la anterior, y no siempre te sentirás libre al hacer lo que haces. Muchas veces las obras te causan conflicto, me he visto en esa posición de no querer terminar una obra porque llega un punto en el que ya no sé cómo, o no me gusta: no siempre soy libre, pero en mis obras busco la libertad.

–¿Cómo es que te inscribes en el camino de una carrera profesional, en el hecho de las artes plásticas?

–Siempre he estado rodeada del arte. Crecí en esta Casa de la Cultura, en los talleres de danza, de canto, nunca hice un taller de dibujo, aún sin embargo me gustó mucho cuando empecé a dibujar y sé que es algo que tiene mucho que dar, es un lenguaje el arte, es un lenguaje que intenta comunicar cosas y claramente puede tener impacto sobre las personas, más que nada eso es lo que me importa, que pueda tener un impacto sobre las personas.

Leave a reply