El Último Dragón

 Martín Salas Dávila

Esta aventura inicia en lo espeso de un bosque encantado. Es un lugar lleno de criaturas fantásticas, en él habitan unicornios, gallos que hablan y todo tipo de seres. Ahí un noble y viejo Dragón — el último de su estirpe — pasa sus días tranquilamente en compañía de su nieta Blanquita.  Esta tranquilidad se viene abajo cuando el mensajero real entra en aquellos aposentos con un trágica notica. El Rey Sin Razón –  no sabemos si es llamado así por su falta de raciocinio o porque carece de las cualidades necesarias para tener el título de Rey – ha decidido dar muerte al último sobreviviente de esta casta mágica de reptiles.

El Rey Sin Razón es un aficionado de la cacería, un pelmazo, un déspota que en su vida ha entendido lo que es el sacrificio. Acostumbrado a tronar los dedos y dar rienda suelta a sus deseos, el Rey Pelmazo — perdón, Sin Razón — se obsesiona con la idea de obtener la cabeza de nuestro protagonista y así agregar un trofeo más a su colección. El Dragón, por el contrario, pese a su monstruosa presencia es un ser bondadoso, amoroso y sobre todo libre.

El Rey cuenta con todo lo necesario para llevar a cabo sus planes, sin embargo para él pasa desapercibida la alianza que El Ultimo Dragón hace con su nieta y el Cazador, personaje clave de este relato. A cambio de la mano de su nieta el Dragón obtiene la protección del Cazador, quien sin pensarlo dos veces – ya que quedó cautivado por la  el carácter guerrero y la belleza de Blanquita – va hasta el vasto territorio del Rey Sin Razón a hacerle frente. El desenlace es cómico y bastante llenador ya que el villano Rey tiene lo que merece.

El último dragón es una puesta en escena de AbemvsTeatro, una compañía alternativa e independiente de la ciudad de Hermosillo.  En colaboración con AndamiosTeatro, organizadores de Las Lunas de Urano, 3er Festival de Shakespeare en el Desierto, han logrado sacarla a la calle. Es un teatro dedicado a niños, que a pesar de su apariencia infantil no deja de hacernos ruido a los no tan niños. Digamos que es un teatro familiar, con mensaje para todo tipo de público.

Fue la tarde de ayer, domingo 13 de octubre, en la Plaza Juan Álvarez cuando se presentó esta trama. El barullo inició justo atrás de las oficinas de El Imparcial una vez caída la tarde, a eso de las 6 p.m. Niños y niñas acudieron a la obra acompañados de sus padres de familia. En medio de risas, cantos y bailes los espectadores fueron transportados al maravilloso universo de los cuentos de hadas.

Este es el segundo fin de semana de Las Lunas de Urano, 3er Festival de Shakespeare en el Desierto, el cual culmina el próximo 19 de octubre. Hacemos una invitación a todos los interesados y enamorados del arte escénico. Danza, música y teatro estarán presentes en la casi oficial Calle del Arte. Les prometo que no se van a arrepentir…

Leave a reply