El humano sueña con las máquinas

Ilustración y texto: Bruno Herley

Y en la mirada sin vida que nos dirigieron no había ni gratitud ni indulgencia.

                                                                                                                   El Regreso.

                                                                                                                 J. Sternberg.

 —¿Existe un Dios?

La voz poderosa contesto sin titubeos, sin el menor temblor:

—Sí, ahora existe un Dios.

                                                                                                                La respuesta.                                                                                                                                              

                                                                                                              Fredric Brown.

Jacques Sternberg (Amberes, Bélgica, 17 de abril de 1923 -Paris, Francia, 11 de octubre de 2006) y Fredric Brown (29 de octubre de1906, Cincinnati – 11 de marzo de 1972), escritores del genero fantástico y ciencia ficción, miraron a la humanidad desde la ironía de lo imposible (o posible, según se vea). Llevan en sus escritos una pizca de humor con perspectiva amplia en tiempo y espacio, como si fueran un par de demiurgos obscuros.

En sus cuentos El regreso (Jacques Sternberg) y La respuesta (Fredric Brown), pareciera que algo miraron en un momento más allá de donde estaban (y estamos) parados: el dominio y la creación. Y es que la literatura es un artefacto de atrevimiento, leyes no escritas de la posibilidad. En esta línea de apreciación aparece Raymond Kurzweil (Massachusetts, 12 de febrero de 1948), director de ingeniería en Google y especializado en inteligencia artificial, escritor de un par de libros: La singularidad está cerca La era de las máquinas, donde augura que en un momento de la historia, las maquinas realizarán actividades alejadas del entendimiento humano y será ociosa la tarea de vislumbrar nuestro futuro.

Aquí no discutimos sobre la validez de lo que plantea Kurzweil, sólo jugamos con la idea de los tres escritores, porque, tal vez, estamos en ese periodo de singularidad: contemplar un atardecer en una pantalla suele ser más hermoso… y placentero.

Leave a reply