El Embrujo Mágico de los Mundiales de Futbol

Luis Álvarez Beltrán

Aún con el sabor de boca por el juego final de la Copa del Mundo Rusia 2018, el logro del equipo francés que se corona por segunda vez en veinte años pero también por segunda vez en ochenta y ocho años, pues en Uruguay 1930 venció a México 4-1 en la primera ronda, y Argentina a México 6-3 también en la primera ronda, nos deja como idea unánime que fue un justo campeón, merecido, un equipo completo en todas sus líneas, sin debilidades más allá de un portero titubeante y una defensa de la que no puede decirse que no tiene fisuras, las tiene, menos que otros, menos que todos los demás.

La idea es esta: Hay media docena de equipos en el mundo que siempre tienen para ganar una copa del mundo, pero cada cuatro años sólo uno de ellos la puede ganar: Brasil, Alemania, Francia, Inglaterra, Argentina e Italia. Hay otra media docena de escuelas de futbol que han logrado hacer su arribo a las máximas alturas de los torneos internacionales importantes: España, que es más que Inglaterra en este siglo, con un título del mundo y dos Copas Europeas de Naciones, Holanda, tres veces subcampeón mundial y cinco veces semifinalista de las Copas del Mundo, además Campeón de Europa de 1988; Uruguay, dos veces campeón del Mundo en la época antigua y desde 2010 semifinalista de la Copa del Mundo, Campeón de América en el 2011 y finalista entre los primeros ocho en este mundial que acaba de acabar. Portugal, semifinalista en Alemania 2006, finalista de la Euro de Naciones como local en 2004 y actual Campeón de Europa en la Francia de 2016. Luego mencionemos a Bélgica, ya doble semifinalista de mundiales y entre los primeros ocho de Brasil 2014. Por completar esta lista de antesalistas de laureles mundiales, mencionemos a Croacia y el sexto puesto se lo reparten los caballos negros europeos que han arribado a las semifinales sin pasar el último escalón que es la vitrina espectacular de una final en las Copas del Mundo.

Entonces; ¿Cuál es la diferencia entre la Croacia de Rusia de 2018 y la Polonia de Zmuda y Lato de Alemania 1974?, ¿o esta Croacia finalista y la Polonia de Bozniek, Zmolarek, Lato y Zmuda de 1982? ¿Cuál es la diferencia de esta Croacia con la Bélgica de Vandenbergh, de Nico Claussen, de Vandereuken, de Lou Geretz y Jean Marie Pfaff de México 1986 , la Suecia de Kenneth Andersson, Brolin, Dalin, Erikson, etc.. de Estados Unidos 1994, la Bulgaria de Stoikov y compañía de ese mismo Estados Unidos 1994? ¿Cuál es la diferencia entre esta Croacia y la Croacia de Davor Suker de Francia 1998, con la Turquía de 2002, con la Portugal de 2006? La principal y única diferencia entre este caballo negro y el resto de los caballos negros de los otros mundiales, es que esta Croacia logró derrotar a un gigante histórico en la instancia de semifinales: Inglaterra, en tiempos extras hace cinco días. Todo el resto de los equipos eran formidables pero se quedaron a un paso de la gran escena mundialista cuyas imágenes se proyectan eternas (aun desde la esencia de la derrota más amarga).

¿De qué tamaño es entonces la proeza de Croacia este mundial? Es del mismo tamaño que el de la Naranja Mecánica que fue la selección de Holanda no sólo en el Mundial de Alemania 1974 y del mismo tamaño que esa misma selección de Holanda, sin Johan Cruyff, uno de los mejores jugadores de la historia, al llegar a la final de Argentina 1978. Será acaso la hazaña de Croacia en este mundial del mismo tamaño que la hazaña de Checoslovaquia en el Mundial de Chile 1962 al llegar a la final contra Brasil, aun después de haber sido derrotado por México 3-1 en la primera ronda. O la hazaña de Suecia al haber llegado a la final en su propia mundial Suecia 1958 y que cayeron derrotados por Brasil en el debut de un adolescente llamado Edson Arantes Do Nascimento, un tal futbolista apodado Pelé.

La noticia respecto a la emergencia de Croacia como finalista de la Copa del Mundo nos habla de dos cosas: La primera es que hay una docena de equipos europeos de que constantemente están disputando eliminatorias de altísimo nivel, tanto para la Eurocopa de Naciones que se celebra dos años después de cada mundial y que es el torneo de calidad promedio de más alta competencia en el mundo del futbol; e inmediatamente después eliminatorias para la justa mundialista; por lo que esos equipos, sea por azares de las circunstancias o porque siempre están listas para saltar al siguiente, máximo, nivel y es nada menos que los medios de comunicación los primeros en anunciar con bombo y platillo, algo que no es otra cosa que producto de la normalidad: Las escuelas de futbol de alta competencia en Europa tienen funcionando alrededor de 50 años; y algunas de ellas mucho tiempo más: Alemania, Italia, Inglaterra, España, Francia. En segundo lugar, nos habla de que, hasta ahora, la posición de los equipos nacionales emanados de las grandes ligas europeas, tienen garantizada la formación y desarrollo de grandes selecciones porque cientos de sus jugadores militan en las súper ligas de alta competencia. Aleatoriamente, habrá equipos que fracasarán; pero esos mismos equipos volverán o serán sustituidos por uno de ese mismo grupo de exclusivos. Veamos, Italia ganó la Copa del Mundo Alemania 2006, después fue echado fuera de la primera ronda en el Mundial de Sudáfrica 2010 en un grupo que incluía a Eslovaquía y a Nueva Zelanda. Después fue eliminado en la primera ronda de Brasil 2014 en un grupo que incluía a Costa Rica, y después fue eliminado por Suecia y no pudo participar en el 2014. Sin embargo su historia sigue intacta, su poderío dormido y su liga es una de las más importantes: Italia volverá. Alemania jugó la final del 2002, semifinales en 2006 y 2010, fue campeón del mundo en el 2014 y cayó en primera ronda de 2018 nada más y nada menos que contra Corea del Sur y México. ¿Quién ha mencionado que fue el equipo con mayor número de llegadas de los 32 de la primera ronda? ¿Quién puede negar que pudo haber derrotado a Brasil en octavos de final, a Francia nuevamente en cuartos como lo hizo en el 2014, a Bélgica tal vez o tal vez no, o a la misma Croacia en este mismo mundial? ¿Qué le faltó a Alemania, meterla contra México, meterla contra Corea del Sur, como sí la metió con diez hombres contra la férrea Suecia? ¿Alguien tiene una idea de cuán suspiraron Argentina, Francia, Brasil, Inglaterra y Francia cuando el binomio Corea – México echó para afuera a los malditos alemanes esta vez, como nadie había tenido los huevos de hacerlo en la primera ronda en la historia de todos los mundiales? ¿Alguien sabe que Alemania ha jugado finales de Mundiales de Futbol después de haber caído en la primera ronda con Argelia en el 82, con Dinamarca en el 86 y con su hermana menor de la Guerra Fría la República Democrática de Alemania en su propio torneo de Alemania 1974? ¿Qué le hubiera costado a Alemania meterle un golecito a Corea del Sur y colarse a la segunda ronda del mundial, arrasar con todos y coronarse nuevamente o por lo menos perder en la final ya fuera contra Inglaterra o, qué les gusta, Croacia? Alemania volverá, pero Alemania ya nunca volverá a ser la Alemania orgullosa, aquella de quien dijo el inglés Kevin Kegan y no otro, en los setenta: El futbol es un juego que se juega once contra once y siempre juega Alemania. La frase no es de Gary Lineker y la frase no dice “siempre gana Alemania”, como lo parafrasean los dizque expertos de la televisión latina, mexicanos de ESPN, Televisa y TV Azteca. La frase se refiere a que siempre juega Alemania porque Kegan se refería a que Alemania siempre juega siete juegos en los mundiales de futbol: O juega las finales de copa del mundo o juega por el tercer lugar, pero siempre juega. Y Kegan lo dice porque Alemania se ha pasado la vida ganándole a Inglaterra (IAlemania 1974, en España 82 empataron 0-0 pero ese empate le dio el pase a Alemania a las semifinales; Italia 1990, semifinales en Penalties, Alemania pasó a la final; Sudáfrica 2010, octavos de final: Alemania 4 Inglaterra 1; pero si se hubiera aplicado el VAR entonces el juego iría empatado 2-2 al minuto sesenta en el segundo tiempo, pregúntenle a Steven Gerrard; y todavía en la Eurocopa de Naciones de Inglaterra 1996, Alemania eliminó a Inglaterra en penalties en las semifinales. Inglaterra odia a Alemania, Francia odia a Alemania, Argentina odia a Alemania, Italia odia a Alemania y Brasil odia a Alemania… todos odiamos a Alemania, pero México le ganó 1-0 en un partido de la Copa del Mundo. Alemania volverá porque es la mejor escuela de futbol que hay en todo el mundo, pero el mundo da vueltas y hay caballos negros al acecho, siempre. El mundo da vueltas y en los potreros argentinas aun hay morochos mestizos pateando la pelota y soñando con jugar en Velez Sarsfield, en New Old Boys, en San Lorenzo, en Boca, en River Plate, en Independiente, en Rosario Central… aun hay patas para gallo en las garras charrúas de Uruguay, aun hay chicos todo a lo largo de las playas brasileñas dominando el balón, desarrollando aun involuntariamente ese joggo bonito… aun en Guanajuato, en Sinaloa, en Hidalgo, en Sonora, en Baja California, en el Valle de México, hay criaderos de ratones verdes, y algún tiempo allá en el indecible futuro esos ratones se conviertan en caballos verdes y tal vez en un mundo fantástico, ficticio, se les pueda disfrazar de negro, México caballo negro como en la Copa América de Ecuador 1993 o el remedo de torneo que fue la Copa América de Colombia en el 2001, quien sabe… ¿qué les parece? Borgetti convertido en Mandzukic, Ricardo Peláez en su tiempo convertido en Davor Suker; Luis García crecido a los tamaños de Hristo Stoikov, Hugo Sánchez transmutado a Rummenigge, a Klinsman, a Rudi Voeller, de pérdida. Zague ¿quién lo pone de experto al jugador más mediocre y limitado de la historia de la selección y al que no se le entiende lo que habla? La televisión mexicana, multimillonaria, no da para un verdadero experto que comente los partidos de un mundial. Lo mismo Hugo Sánchez, Tomás Boy, Roberto Gómez Junco y un señor que se pinta el pelo aun a sus ochenta años de edad, un tal señor Huerta ave de mal agüero… ¿Por qué no recuerdan los mega fracasos en los que participaron ellos mismos camino a la eliminatoria de Alemania 1974, eliminados por Haiti… el último lugar en Argentina 1978 donde se perdió con Túnez en la primera victoria de un equipo africano en los mundiales de futbol; el fracaso rumbo a España 1982 donde golearon a Cuba, empataron con Estados Unidos y con Canadá, perdieron con El Salvador y no pudieron derrotar a Honduras que los eliminó con un empate 0-0 donde la principal oportunidad la desperdició Hugo Sánchez sólo frente al portero… ¿Con qué derecho hablan y critican nada esa turba de mentalidades enanas?

El futbol es un negocio con un mercado de millones y millones y millones de consumidores. Consumidores que consumen la basura que sea. El lugar que ocupa ahora México en las Copas del Mundo, es el mismo que ocupaba desde 1930 cuando los Mundiales aceptaban 16 o menos participantes. Estamos entre los primeros dieciséis, nada más. Solo dos veces entre los primeros ocho, y esas fueron las veces que fuimos anfitriones.

La síntesis de la selección nacional de futbol de México es una síntesis de nuestra cultura. En un país corrupto donde sólo importa la lógica del poder y de la explotación de los negocios y del erario público, nosotros contamos con un sistema de futbol profundamente corrupto, extraordinariamente corrupto, donde lo mismo que en la política y la economía, lo único que importa es el enriquecimiento de un estrecho grupo y la prevalencia en el poder de ese estrecho grupo. Por eso, nuestro devenir político y económico conlleva a la pobreza y la desigualdad; por eso, tras un sistema de futbol basado en la corrupción y en el manejo de la selección para generar dólares y vender derechos de televisión, la historia de nuestros mundiales de futbol, tanto como la historia de nuestra política y de nuestra economía, es una historia de fracasos, de números rojos, de falta de oportunidades, de desaprovechamiento de los recursos… ¿No es acaso esa misma la historia de nuestra educación pública?

Conclusión: Chuky Lozano disfrazado Mbappé, Chicharito disfrazado de Griezmann, Raúl Jiménez disfrazado de Olivier Giroud… Héctor Moreno disfrazado de Rafael Varane, Salcedo de Umtiti, Héctor Herrera disfrazado de Pogbá, Guardado disfrazado de Kanté, Paco Memo Ochoa disfrazado de Paco Memo Ochoa, Layún disfrazado del defensa lateral derecho de Francia que le anotó un golazo a Argentina en la segunda ronda, ¿cómo se llama? Sabrá la chingada, en el 1998 era Lizarazu, Vixcente… en el 2006 era Toulallan, ¿de dónde salen los ratones azules? En el 82 era Allán Giresse, Amorós, luego este Napoleón imparable Frank Ribéry… chispas, y ¿por qué no el Cabrito Arellano ni el Tecatito Corona ni ese ratón verde por antonomasia, el de apellido Aquino?

En fin: México disfrazado de Francia como líder en cuestión de derechos humanos, México padre de la Ilustración, México lanzando la democracia hacia el mundo, México padre de las repúblicas, México recibiendo a los migrantes centroamericanos como Francia lo hizo por medio siglo con los refugiados africanos, México sobreviviendo a los gringos como Croacia sobrevivió al régimen de Tito y a la Unión Soviética… México luchando a sangre y fuego contra los norteamericanos, muriendo por montones, como los Croatas sobrevivieron al genocidio serbio de sus mujeres y sus niños, México de mujeres ultrajadas y asesinadas por un país antes hermano como fueron las mujeres y los niños croatas en la Guerra de los Balcanes a principios de la década de los 90´s… México victimado por los propios mexicanos, así como felices y con una sonrisota los expertos del futbol de la televisión mexicana celebran el fracaso del colombiano Juan Carlos Osorio que lo único que quería era llevar a México a otras alturas… Mexicanos pirañas Héctor Huerta, Roberto Gómez Junco, José Ramón Fernández, David Faitelson, Jorge Pietrasanta, André, “pelón y dientes chuecos” Marín, Daniel Brailowski, el chambón de apellido Blanco, tarugo de André Marín, futurólogos de mierda del futbol que cubre el calendario de sus vidas vacías, tan vacías como grande la verdad del chiste de Chespirito: “No te preocupes, si no sirves para nada aun te puedes meter de comentarista de futbol”. Hoy más que nunca, este Mundial de Futbol demostró que los expertos del futbol de la televisión mexicano sólo sirven para revolcar la gata, demostrar su ineptitud y su banalidad, burlarse de los aficionados, alimentarse de su propio veneno y ser aves de mal agüero del futbol y la selección nacional: Impotentes ante el estado de las cosas como Juan Pueblo ante la mala economía y el circo de ladrones que, hasta ahora, es la política.

Zague disfrazado de estrella porno. Lo que le faltaba al futbol mexicano.

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=tffACIijQ8k

 

 

Leave a reply