El concierto de los abrazos

Carlos Sánchez

El punto de partida es la madera: “Cajón de lágrimas y de carcajadas”, como cita Gerardo Peña en su canción.

La coincidencia es el rasgueo de las cuerdas, el ejercicio de las interpretaciones.

David Filio y Sergio Félix son los integrantes del dueto Mexicanto, trovadores por excelencia; empresa musical que inició su trajín de canciones en 1985. Hoy comparten su propuesta, que suena a romance, a rescate de rolas, en la trigésima tercera edición del Festival Alfonso Ortiz Tirado (FAOT), en El Callejón del Templo.

Debajo de la noche, afable y generosa. La continuación del programa, la escenografía convertida en una postal cálida, la inclusión de un canto que se nos vuelca como una tradición. Mexicanto quien ha acompañado a generaciones diversas en nuestro mundo musical está aquí y ahora.

Ante los pocos grados centígrados que arropan a los presentes, David Filio se oferta con sus manos para un abrazo posible. “Para cualquier chica que lo necesite”.

Mientras esto ocurre, si hay necesidad o no de los brazos solidarios, Mexicanto abraza con las rolas que canta.

Me basta el sol si en tu mirada / se refleja y viene a mí / me basta el día / si es contigo y soy feliz.

La interpretación que construye el poder en la guitarra. Con los remates cálidos a intervalos de los acordes. La letra un tarareo o bien la interpretación a la par de Mexicanto, desde las sillas como butacas.

Y los abrazos como un tema recurrente. Filio pregunta: ¿Niñas, ya las abrazaron?, ¿Sí saben que los abrazos curan? Está comprobado científicamente, así que abrácense, por favor.

La noche de rola en rola, Sergio Félix, el Checho, ponderando la permanencia, destacando los treinta y dos años de Mexicanto.

Coincidir, se dibuja como interpretación impostergable. Incluso sabríamos los espectadores que quizá sería materia reservada para el cierre.

La sorpresa llega cuando las notas nos sugieren que, por el tiempo transcurrido de concierto, Coincidir se anticipó.

Mexicanto nos tenía reservado otras rolas más. Una guitarra, por ejemplo, del cantautor sonorense Gerardo Peña. Aquí el reconocimiento para uno de los nuestros, el más constante en la construcción de la trova en este estado.

David Filio lo apuntala, antes de empezar cita la autoría de Una guitarra. Los presentes solo nos disponemos, como consecuencia, a corear los versos de la rola. Y permanecer en el concierto.

Al final, la propuesta de Filio generó respuesta: las parejas con sus pasos dentro de los callejones, caminando en abrazo.

Leave a reply