Yo tuve un papá ocurrente y lleno de gracia

En esa foto está con dos amigos y la mirada puesta en no sé dónde, mientras retan al fotógrafo para que capte a la perfección esa pose de hombres bravos que se enfrentan a cualquiera

Publicada el
Categorizada como Prosa

¡Seamos monstruos y traviesos!

¡Eres un mosntruo!, le dice la mamá a Max. Y este le responde: Te voy a comer. Y lo mandaron a la cama sin cenar.

Publicada el
Categorizada como Prosa

Con un cuchillo

L. Carlos Sánchez Empuña un cuchillo. Lo oculta entre el costado de su camiseta y su antebrazo. Una gorra de los medias rojas le cae hasta la frente. Suenan cumbias rebajadas desde una bocina sobre su pecho

Publicada el
Categorizada como Prosa

De harina y huevo

L. Carlos Sánchez El tranvía no es deseo. La moda que es muerte anda en carrusel y hoy le tocó al Bibi, el Willy, a quien por apodo conocimos como David. Hernández Meza de apellidos

Publicada el
Categorizada como Prosa

El movimiento impostergable

L. Carlos Sánchez El cuerpo es un arco. Metáfora o analogía. Línea vital que significa vida incluso ya inerte

Publicada el
Categorizada como Prosa

nadie

luis álvarez beltrán …nadie es una palabra seca, sin jugo, luz ni género. sin género y sin sexo, porque aun el sexo individual involucra a una persona

Publicada el
Categorizada como Prosa

Morir en verano

Luis Álvarez Beltrán Hoy, entre nubes de aire invisible y un calor pertinaz que calaba en mis venas, sufrí otra de esas derrotas mías de todos los días

Publicada el
Categorizada como Prosa

Nando, al rato te topo

L. Carlos Sánchez ¿Qué habrás querido decirme aquella tarde en la que nos topamos las baisas?

Publicada el
Categorizada como Prosa

Tengo un amigo que al solo evocarlo me remite a poesía

Foto tomada de un mural construido por estudiantes de Universidad de Sonora, expuesto en Sociedad de Artesanos Hidalgo

L. Carlos Sánchez Tengo un amigo que sueña que duerme. Que duerme sin soñar. Se levanta y recorre el perímetro de su interior. Bebé café, enciende cigarros, prende la luz y al desamparo de su padecimiento libertario ancla los ojos en aventuras de páginas y páginas

Que la arena del desierto llegue un día al mar

Leyendo a Abigael Bohórquez Manuel Méndez La húmeda e indomable arena cruje a nuestras huellas, el arroyo a espaldas del plantel nos cobija y nos brinda su silencio de campo abierto, de naturaleza viva, de flora desértica, de cantos de pájaros e insectos, de árbol.La gota de lluvia amenaza, coarta y cierra el infinito de… Seguir leyendo Que la arena del desierto llegue un día al mar