Cuento

La noche de la rosas

La noche de la rosas

Tania Yareli Rocha Hernández Hacía tiempo había un castillo de murallas impenetrables y numerosos pasillos, coronando con elegancia la colina más alta de Villa Escondida. Y aunque la torre principal era gloriosa y eminente, solo pocos se atrevían a entrar, debido a que el espíritu de la princesa Anell rondaba por el lugar. Continue Reading

El telépata

El telépata

Lénin Guerrero Hace días Hans Kramer, el telépata, dio con mi taller. Lo noté disgustado según adiviné por haber dado más de tres vueltas en su bocho cromado para encontrarme, quizá por eso fue directo al grano diciéndome que últimamente ha tenido problemas con su conexión inalámbrica a internet. Continue Reading

Lo ojos de mi tío josé

Lo ojos de mi tío josé

Tenía en ese cuarto pequeño una radio, sábanas limpias, un baño y la puntualidad de la comida. A medida que se recuperaba de su salud un temblor en el cuerpo le llenaba de angustia, sabía que en cualquier momento debía regresar a la calle, a buscar la vida en otro lado Continue Reading

Agüita de coco

Agüita de coco

Claudia Chávez Domínguez Hasta ganas me dan de abrazarte. Cuando tengo tus ojos así enfrentito siento un montón de ternura. La mirada inocente es lo único que queda de la mujer que eras antes de que la cárcel llegara a nuestras vidas. Las rejas nos robaron los años a ti y a mí. Nos robaron… Continue Reading

AM – FM

AM – FM

El primer radio que hubo en mi casa mi madre lo colocaba sobre una repisa sobrepuesta en una de las paredes de cartón y madera. Cómo olvidar el olor a nuevo, negro y brilloso como un diamante recién pulidito, con ganas de no sacarte de tu envoltorio, pero no sonarías de igual manera. Después te coloqué sobre esa mesita, redonda, si bien recuerdo por casi dos inviernos permaneciste sobre de ella; con el paso del tiempo, la mesa se empezó a desbaratar sola, el aserrín caía como loco y la mesita ni se diga, a pesar de eso seguía allí, eso sí, nomás te recorría para que no calleras al suelo y te apagaras y no prendieras de nuevo.

Continue Reading

Operación hormiga

Operación hormiga

Nos organizaba a cuatro niños por surco. El primer trabajo era fácil, la tierra era liviana, había que arrancar la planta con todo y raíz del surco, el frijol ya estaba al punto de cosechar, ya sazón, pero no seco aun el plantío, no corría peligro de que se desvainara el grano, desprendíamos el arbusto. Continue Reading

Tripartita

Tripartita

Carlos abrió la puerta y entró Dios, después el Diablo. A las tres de la tarde, como estaba previsto, los recibió en la sala de su casa. Para ello dispuso de té verde para avivar la plática y galletitas de arroz para disimular los silencios incomodos. Sentados en los sillones, miró como el Diablo había tomado para sí la mayoría de las galletas. Continue Reading

Malasangre en London Pub

Malasangre en London Pub

Si algo nos sale bien de todo lo mal que hacemos, es encontrarle parecido con alguna caricatura o personaje extraño a toda persona que se nos atraviese. Es el rompeolas de la plática seria, o rutinaria. Encontrar a quien se parece quién y atribuirle historias o charlas a lo que acontezca en la noche Continue Reading

Un juego de chamacos

Un juego de chamacos

Con acceso libre a Internet en cabina, me di tiempo de conquistar a decenas de radioescuchas y a las no también por medio de un ya nostálgico Messenger; muchachas que, la mayoría, pasada la media noche y luego del Himno Nacional, mientras grababa algún comercial para los desaparecidos P.H o el entrañable Mesón de la Pizza, pasaban por cabina y nos armábamos un buen rato en tanto la programación se escurría hacia las antenas repetidoras. Continue Reading

El ala de la paloma

El ala de la paloma

La vida de estas dos mujeres transcurría en lo cotidiano de cualquier pareja heterosexual. Roberta asumía el rol de las labores de casa, aunque algunas rayaban en tareas meramente masculinas. Estaba ya jubilada, ejerció la docencia desde muy joven. Lucía impartía clases de inglés en la secundaria donde se conocieron. Roberta era veinte años mayor que aquella, hicieron click desde el primero momento Continue Reading