Category Archives: Crónica

Un suicidio en el camino a La Catalina

Un suicidio en el camino a La Catalina

Texto: Alfonso Torúa Cienfuegos. Foto: Bruno Herley. Cananea Roja. 1921-1931 El 20 de abril de 1925 Cananea se vio envuelta en una terrible conflagración que dejó reducidas a cenizas cerca de 150 casas en los barrios de El Ronquillo y la Cananea Vieja y en la total ruina a cientos de damnificados. Uno de ellos… Seguir Leyendo

Mi patito amarillo

Mi patito amarillo

Estaba sólo y tembloroso, píaba como queriendo suplicar por su libertad o por su mamá. Lo acaricié desde su cabeza hasta su colita, sentí tanta ternura en un instante que decidí llevármelo a casa: un patito amarillo. Seguir Leyendo

Engordar la vena

Engordar la vena

A los pocos días me enteré que el Güero Pecas ya estaba torcido en la pinta. Dicen que se metió a una casa a robar, los dueños estaban dentro y cínicamente les robó una televisión amenazándolos con una pistola de juguete, que al salir del lugar se acordó del control y que todavía se dio el tiempo de regresar por él Seguir Leyendo

Con William Styron en Tlalpan

Con William Styron en Tlalpan

Un texto que escribió EU en 2006. Pásele: Eusebio Ruvalcaba Tenía yo que conmemorar la muerte de William Styron. Traerlo a mis terrenos, conducirlo por los miasmas de los seres vivos. Así que convoqué a un grupo de amigos: Carlos Sánchez, Diana Violeta Solares Pineda, Jorge Borja, y nos reunimos en Tlalpan, en el parque… Seguir Leyendo

¡Está temblando, está temblando!

¡Está temblando, está temblando!

“Oh my good! Why was it so longer?”, dijo un turista hospedado muy probablemente en el Hotel Colonial de Puebla, frente al Carolino, alcanzó a interpretar lo que dijo y entonces se dio cuenta de que el temblor ya había acabado, sólo sus piernas continuaban. El niñote de mamá se dirigía a comprar una cajetilla de Camel, misma que sintió necesidad de consumir luego del susto Seguir Leyendo

Dicen que los perros sienten las ondas de temblor antes de que sucedan

Dicen que los perros sienten las ondas de temblor antes de que sucedan

Señoras rezaban y lloraban a la vez echadas sobre el piso. Facundo solo miraba quieto sin buscarle pleito -como pandillero que es- a los perros de los demás vecinos que inundaron la banqueta central. Las alarmas de autos imploraban algo. Los estacionados se movían, las lámparas de los restaurantes de esta avenida danzaban con prisa. Seguir Leyendo

Siempre por La Rambla

Siempre por La Rambla

eran como las 4:15 de la tarde, de ese jueves 17 de agosto, una tarde de verano, vacaciones para cientos de turistas que caminaban por ese paseo, deteniéndose en los puestos de souvenirs, de periódicos y revistas, flores y helados, me llamaban la atención los colores de esos helados, pensé en detenerme por uno, pero no, demasiada azúcar, dije Seguir Leyendo