Bitácora #ElGranConfinamiento: Bruma

 

Vladimir González Roblero

 

Miro una notificación en el teléfono, me abruma.

Mis cinco lectores saben que hace dos meses comencé a escribir esta bitácora. He querido contar mi cotidianidad en cuarentena.

Otros también escriben diarios. No todos lo hacen en sus blogs, como mi caso, sino en periódicos y revistas nacionales.

Además, hay convocatorias para premiar las mejores crónicas y testimonios, y otras que alientan la creación artística durante el encierro.

La notificación en el teléfono se repite. La atiendo. Se trata de una reunión de trabajo a través de videollamada.

Me conecto.

Pienso que al terminar haré una pausa, y regresaré por la tarde a concluir otros pendientes.

Eso de regresar es metafórico, pues nunca me fui del lugar de trabajo, mi casa.

Al pensar que sigo en casa, considero que también debería poner otro recordatorio en el teléfono. Resulta que volví a olvidar la basura. Pero las notificaciones me abruman.

 

Lee la bitácora completa aquí: https://mificcionario.wordpress.com/blog-2/

 

Deja un comentario