Author Archives: mamborock

La gata imprevista

Apunte de Alfredo Acedo

Luis Álvarez Beltrán

Ella sólo miraba. Su cara de angora vulgar me fastidiaba el rato. ¿Quién era ella para estar allí en ese momento? Corrijo: ¿Quién chingados era ella para estar ahí en ese momento, fastidiándome el rato? Seguir Leyendo

Una pieza no es estática, una pieza es parte lo que uno hace y parte lo que ve la gente en ella

Mónika Ejerhed. Foto: Lázaro Grimaldi

L. Carlos Sánchez

Complicado hacer un recuento total de los objetos, desde la memoria. Al cerrar los ojos como un ejercicio de evocación, revivirá el sonido del agua que cae en un estanque. El sonido del viento que mueve las hojas de los árboles. Seguir Leyendo

La mujer que vi

Ilustración: Julieta Olalde

L. Carlos Sánchez

Vi a una mujer desnuda. Sobre la acera del barrio. Frente a la carnicería. Vi la mirada ida, quién sabe adónde. Con su cuerpo libre. Con sus pies en la tierra. ¿Qué mira? Seguir Leyendo

Pajarita, un nudo de mariposa

Pajarita, un nudo de mariposa. Foto: Humberto Anaya

L. Carlos Sánchez

Que todos deseamos volar. La premisa es clara. Por eso los niños en sus butacas abren sus ojos, extienden sus manos como alas. Algunos lo hacen literal. Otros en silencio abordan el viaje. Seguir Leyendo

Tengo una necesidad de tratar de comprender quién soy, quiénes somos

Y en el silencio sus miradas. Foto: Marcelo Tarsia

Al intentar hacer justicia te juegas la vida

L. Carlos Sánchez

Un día después del estreno de Y el silencio en sus miradas, coincidimos de nuevo en el mismo espacio: Andamios Teatro, esa casa en el corazón de Hermosillo que fue tomada y que es un escenario, o muchos, dependiendo los requerimientos del montaje; esa casa que también es una galería y tiene la disposición de libros a manera de biblioteca, y que también es una escuela que forma actores. Seguir Leyendo

Toques, cúter y cuchillos

Foto: Eliseo Gaxiola

Humberto Ríos Navarrete  (Tomado de Milenio)

La mayoría inhala solventes. Es una sustancia que los entorpece. Es lo más barato para ellos. Pocos fuman mota, cuyas madejas de humo a veces son absorbidas por bocas del Metro, pues muchos acampan cerca de ahí. Algunos han sido asediados y heridos, incluso asesinados. Seguir Leyendo