Author Archives: mamborock

Tejer al margen

Tejer al margen

  Vladimir González Roblero   Uno En una entrevista concedida al diario español El País en 2001 (leer aquí: https://bit.ly/2LlBRkD), y en otras ocasiones, George Steiner dice sobre la crítica: “Lo que nunca podemos hacer es confundir el genio del creador con el trabajo del crítico. Pushkin dijo de sus traductores que eran los carteros.… Continue Reading

Poesía & Mecánica

Poesía & Mecánica

  Reinaldo Garcia Blanco I Uno de los Policías de la Nueva Poesía Cubana me ha cursado una Carta de advertencia donde entre otras cosas me dice: No más plátano sonante. No más signo de puntuación. No más Heredia. Tienes que poner más palabras obscenas. Y mira, le digo, yo sé unas cuantas palabras obscenas… Continue Reading

Honduras/Tijuana

Honduras/Tijuana

  Guillermo Núñez Noriega La manifestación contra los migrantes en Tijuana no se puede reducir a racismo y clasismo, aunque en algunos casos puede ser un ingrediente. Hay sobretodo un desencuentro cultural fuerte. Un desencuentro que pasa por formas y contenidos de la cultura norteña y fronteriza. Decir que Tijuana es antiimigrante y racista es… Continue Reading

Ficciones breves

Ficciones breves

    El lado B de las cosas El dictador mandó a montar unos espectaculares donde aparecía ayudando a un par de obreros. Con las mangas de la camisola recogidas, sonreía para la cámara, mientras uno de los trabajadores lo tomaba del hombro y con la otra mano levantaba el pulgar. Continue Reading

LA MAGIA DE LLAMARSE “MAGO AYRA”

LA MAGIA DE LLAMARSE “MAGO AYRA”

    Reinaldo Garcia Blanco Cuentan que apenas con veinte años de edad, en un sitio llamado Club Quimera, en la ciudad de Guantánamo, cometía la osadía de hacer su primera rutina de magia. Club Quimera también pudiera llamarse Ilusión, Utopía, Fantasía, Sueño… y justamente todas estas palabras han conformado la vida del hombre que… Continue Reading

Subir al cielo

Subir al cielo

Bruno Herley La luz rojiza de la tarde caía sobre las nubes grises en el horizonte y las sombras del caserío eran estiradas hacia los baldíos del voladero. Un niño en trusas pasó corriendo y algo gritó. Doña Rosa, sentada en el porche de la casa, dio un sorbo al café y el vapor de… Continue Reading