ARPA

Foto: Aleyda Lugo

Heriberto Duarte Rosas

Los buenos amigos
a diferencia de los amores,
te enseñan a amar a sus enemigos.

Ellos
saben llevarte de raite hasta todos los lugares donde encontraron la felicidad alguna vez,
para compartir y departir los frutos y la flor.

Hacen
de lo que ves enfrente un escenario para bailarte y convidarte a bailar,
a cantarle sones al cielo difunto de nubes,
a correr por encima de los epitafios,
por debajo de los calzones
a través de los agujeros intestinales del miedo.

Saben
que te duele en cada grieta,
conocen el olor a vainilla caliente de los orines en invierno y,
lo más importante,
reconocen cuando tienes hambre.

Leave a reply