340 metros por segundo

 

Bruno Herley

 

Una bala de casa

recorre 340 metros por segundo,

su sonido es seco,

sin aspavientos,

solo basta

ponerla en el mentón

para que disipe el aire.

Frente a mí

está el asiento de un retrete

metido en una caja,

la lluvia y el sol

lo volvieron mohoso,

como la fotografía vieja de la familia

donde todos aparecemos felices,

festejando no sé qué.

¿A quién le duele lo que duele?

En estos días

ser pusilánime está de moda.

La calle es oscura, infinita, voy hacia allá

con el reflejo de la luna

en la mano.

Leave a reply