2 poemas 2

 

Bruno Herley

Hay noches

en que uno es

una pluma

lanzada desde lo alto

de un edificio,

al tocar el suelo

nos convertimos

en líneas amarillas

a mitad del asfalto, nos levantamos

con en el traje abollado

y en el retrovisor

descubrimos en la parte trasera

quiénes fuimos

a los quince años.

Las luces en la calle

corren en sentido contrario,

son nuestros fantasmas

huyendo y

buscamos en la radio

aquella canción de un verano

veinte años atrás

y nos quedamos con la estática

como único remedio

para no jalar el gatillo

en la soledad de la carretera.

En el parabrisas

la lunaes la calca

de un rostro sonriendo,

el delirio nos ayuda a soportarlo, a planear

el crimen perfecto

en el área de abarrotes del supermercado

más cercano

y planear la fuga

solo

para sentirnos libres.

 

En el barrio

demolieron

una casa y un árbol,

ahí vivió don Jesús, quien,

para espantarnos,

colocaba un cráneo en la reja

del pasillo.

 

 

Leave a reply